Enter Title

TOSHIBA Información sobre RFID

Desde el 15 de septiembre de 2006, Toshiba Europe GmbH utiliza parcialmente tecnología RFID para mejorar su cadena de suministros. La tecnología RFID puede identificarse por el siguiente logotipo de nuestros paquetes:

Toshiba utiliza una etiqueta RFID pasiva dentro del paquete. La etiqueta forma parte del embalaje del que puede deshacerse; puede retirarse y reciclarse con el resto de residuos del paquete. La etiqueta solamente lleva información relacionada con el producto y no contiene, recaba ni almacena ninguna información de identificación personal. La tecnología RFID sólo se utiliza para mejorar el rendimiento de la cadena de suministros, lo que da como resultado una mayor disponibilidad de los productos.

Con el fin de proporcionar información precisa sobre RFID y sus aplicaciones, así como información sobre los avances en esta tecnología, TOSHIBA Europe GmbH ofrece amplia información en esta página Web. La información tiene como objetivo familiarizar a los clientes con este asunto y ayudar a los consumidores a conocer la tecnología y sus ventajas.

INFORMACIÓN GENERAL – HISTORIA

Puede decirse que el origen de la tecnología RFID se remonta a la 2ª guerra mundial. Los alemanes, japoneses, americanos y británicos utilizaban radares para avisar del acercamiento de aviones. El problema era que no había forma de identificar si los aviones pertenecían al enemigo o si eran pilotos del propio país que regresaban de una misión. Los alemanes descubrieron que si los pilotos hacían girar sus aviones al regresar a la base, ello hacía que cambiara la señal de radio reflejada. Este proceso sencillo alertaba al personal del radar en tierra de que los aviones eran alemanes y no aliados. Básicamente, este fue el primer sistema RFID pasivo.

Por supuesto que los avances en los sistemas de radar y de comunicación por radiofrecuencia continuaron produciéndose en las décadas de 1950 y 1960. El tipo más reciente de tecnología RFID fue inventado en 1969 y desde entonces se ha venido utilizando en todo tipo de aplicaciones de la vida diaria. Los sistemas RFID se utilizan para controlar accesos, sistemas de pago y tarjetas inteligentes sin contacto. También se utilizan en los dispositivos antirrobo de los vehículos.

EN DETALLE

¿En qué consiste la RFID?

RFID son las siglas en inglés de “Radio Frequency Identification” (identificación por radiofrecuencia) y es un método de identificación automática que almacena y recupera datos de forma remota a través de una etiqueta RFID o un transpondedor. Los sistemas RFID constan de tres componentes básicos: una antena, un transceptor y un transpondedor (etiqueta RF).

¿Qué es un UPC (también conocido como código de barras)?

UPC son las siglas en inglés de Universal Product Code (código universal de producto), que ha venido utilizándose desde hace años para identificar automáticamente artículos a través de códigos de barras legibles mediante máquina. El uso de RFID sustituye a los códigos de barras tradicionales.

¿Qué es un EPC?

EPC son las siglas en inglés de Electronic Product Code (código electrónico de producto), el sistema de nueva generación para la identificación automática de productos.

¿Qué diferencias existen entre UPC y EPC?

Un UPC sólo identifica clases de objetos o categorías genéricas de productos. Un EPC utiliza un número de serie exclusivo para identificar cada paquete individual de un producto y hace posible supervisar automáticamente los productos desde el fabricante hasta la tienda.

¿Cómo funciona RFID?

Los datos generados se almacenan mediante un ordenador host principal, similar a los sistemas de códigos de barras. La antena genera un campo magnético que activa la etiqueta magnética y posibilita la comunicación entre la etiqueta y el transpondedor. El funcionamiento de RFID se basa en este sencillo concepto: Se envía una señal a un transpondedor, que se activa y devuelve la señal (sistema pasivo) o emite una señal (sistema activo).

Un programador de RFID codifica la información en un minúsculo microchip situado dentro de una etiqueta RFID que se asemeja a una etiqueta normal de cartón sensible a la presión. Esta etiqueta se fija a un cartón al comenzar su viaje por la cadena de suministros desde la planta de fabricación hasta la tienda. Hay lectores de RFID, que funcionan con el mismo protocolo que la etiqueta, situados en distintos puntos clave de la cadena de distribución. Estos lectores activan la etiqueta, lo que provoca la emisión de ondas de radio de alta frecuencia en anchos de banda reservados para uso de RFID. Estas ondas de radio transmiten identificadores o códigos que hacen referencia a información exclusiva sobre los productos contenidos en la caja.

Los lectores actúan como relés para un ordenador host cuando la caja pasa por el portal de RFID o se desplaza por una cinta transportadora en cualquier punto de la cadena de suministros. El ordenador analiza esta información y la pone a disposición de los usuarios que necesiten conocer dónde se encuentra un producto en un momento determinado.

¿Existen diferentes tipos de RFID?

Existen dos tipos de tecnología RFID. Existen sistemas con etiquetas pasivas y etiquetas activas. Las etiquetas activas tienen un transmisor y su propia fuente de alimentación. Tienen capacidad de lectura-escritura, mayor capacidad de memoria y mucho mayor alcance operativo que las etiquetas pasivas. La fuente de alimentación se utiliza para ejecutar los circuitos del microchip y emitir una señal a un lector.

Las etiquetas pasivas suelen ser de sólo-lectura (similares a los códigos de barras). Cuentan con un alcance de funcionamiento menor y de menos capacidad de memoria. Las etiquetas pasivas carecen de batería. Por el contrario, toman la energía del lector, que envía unas ondas electromagnéticas que transportan corriente a la antena de la etiqueta.

¿Qué tipo de etiquetas utiliza Toshiba Europe GmbH?

Toshiba Europe GmbH sólo utiliza etiquetas pasivas. Esto significa que el alcance de lectura es de tan sólo 10 metros. La etiqueta solamente lleva información relacionada con el producto y no contiene, recaba ni almacena ninguna información de identificación personal. La tecnología RFID sólo se utiliza para mejorar el rendimiento de la cadena de suministros, lo que da como resultado una mayor disponibilidad de los productos. La etiqueta forma parte del embalaje del que puede deshacerse y puede retirarse con éste.

¿Cuáles son las ventajas de la tecnología RFID?

La ventaja más importante es la capacidad de supervisión electrónica de los productos. A diferencia del sistema de códigos de barras, el inventario puede supervisarse en todos y cada uno de los puntos de la cadena de suministros. La tecnología RFID erradica las desventajas de los códigos de barras, que consisten en que cada artículo debe escanearse manualmente, que los códigos de barras sólo pueden almacenar una cantidad limitada de información y que los códigos de barras deben cambiarse cada vez que cambia la información. Además, los códigos de barras sucios o dañados resultan ilegibles. Otra ventaja importante de los sistemas RFID es que no requieren contacto directo ni línea de visión para funcionar correctamente. Las etiquetas pueden leerse en todo tipo de entornos, ya sea con nieve, niebla, hielo, pintura, suciedad u otras condiciones. Las etiquetas RFID también pueden leerse muy rápido: en la mayoría de los casos responden en menos de 100 milisegundos.

¿Existe alguna legislación que controle el uso de RFID?

No existe ninguna legislación que estipule el uso de RFID de forma específica. El motivo de ello es que la legislación de protección de datos existente cubre los aspectos relativos a los sistemas de RFID, así como los de los códigos de barras y de otros sistemas.